12 oct. 2010

Actualización de nuestrascosas: ATUNES 2.0

Segunda entrada en dos meses. Buena media. Pero por primera vez esta demora tiene una explicación. O al menos una explicación distinta la habitual. No ha sido por causa de la vagancia, lo confieso. Si no he escrito nada aquí – ni en ningún otro medio online – es porque me lo he prohibido. Como suena. Me he hecho objetor de la 2.0.

Lo dejo.

Bueno, no del todo. Tampoco se trata de irme a vivir a una cueva con un sombrero de castor en la cabeza y una escopeta de dos cañones. Pero sí necesito quitarme un poco de esta locura llamada “redes sociales”. Twitter, Facebook, Fotologs, Blogs, Foros… Ya sabéis. La gran red. Le viene muy bien el nombre… Porque la verdad es que puedes acabar enredado en ella como un atún. Como un atún 2.0.

Vivir enganchado a las redes sociales no es bueno. Al menos, no lo es para mí. Había llegado un punto en que dedicaba más tiempo a hablar con desconocidos que a hacerlo con mis amigos. No os ofendáis, desconocidos… O sí, no me importa demasiado, pero el hecho es que no os puedo dedicar todas las horas de que dispongo.

Y no es que no me guste tener seguidores, hablar con vosotros y que nos chupemos los genitales mutuamente. Eso le gusta a cualquiera. Pero precisamente por eso hay que ponerse límites. Porque cuando vives 24 horas expuesto, acabas no teniendo nada que enseñar.

No sé si a vosotros os pasa, pero yo empezaba a tener la sensación de no tener ni una sola idea interesante que ofrecer. Y la culpa de eso la tiene… la inmediatez. Esa puta traicionera.

La inmediatez es seductora. Viste ligueros y falda corta. La tentación de mostrar una idea al segundo de haberla tenido es tan fuerte que cuesta mucho resistirse a ella. Yo, a veces, pensaba los comentarios después de haberlos escrito. Os lo juro…

Es como si eres cantante y grabaa una canción cuando sólo tienes el estribillo. No está bien. A no ser que fuera Pau Donés.

Para mí, al menos, las ideas son como los ingredientes de un guiso. Necesitan su tiempo de cocción. Pero con las nuevas tecnologías a veces resulta difícil dedicárselo. Me explicaré…

Imaginaos que tengo una buena idea para un monólogo – sé que es mucho imaginar, pero echarle imaginación. Antes, hubiera escrito esa idea en una libreta, la hubiera leído al cabo de un día o dos. Le hubiera añadido algo o la habría descartado por tonta. Pero ahora, por culpa de Twitter, esa idea estaba en la red al segundo de haberla tenido. En crudo… Y de ella no salía nada más que un triste twit. Cuando, a lo mejor, con el debido cuidado, se podría haber convertido en un buen monólogo.

Es como si vas a un restaurante, pides una paella y el cocinero, a los dos minutos, te saca el sofrito en un plato y te dice: vaya chupando eso mientras se cuece el arroz. Es rápido, sí, pero no es paella.

Con esto no quiero decir que todo el mundo sea como yo. Hay gente que usa las redes sociales con moderación y no tiene estos problemas. Pero yo siempre he sido un tipo excesivo. Nunca he sabido beber, siempre he comido de más y una vez me leí “El País” de cabo a rabo. ¡Con editoriales y todo! Soy así… Me gusta vivir al límite.

Así que, por mi propio bien, me he propuesto empezar de cero mi relación con la red. Para ello, pienso seguir el siguiente programa de desintoxicación:

- Utilizar únicamente la web (ésta) como vía de contacto.
- No escribir una entrada más de una vez por semana.
- Escribir en ella sólo cuando tenga algo que decir. “Estoy comiendo macarrones” y hacerles una
foto no vale.
- No responder a ningún comentario, aunque sea uno tan constructivo y retador como: “eres un
hijo de puta, múerte”.
- Beber mucha agua. Que eso siempre es bueno, seas internauta o no.

Con estas normas y alguna más me enfrento a una nueva etapa de mi vida como internauta. La idea: dejar de correr y empezar a disfrutar del paisaje. Soy el Labordeta de de la World Wide Web.

Así que, a partir de ahora, ésta va a ser mi casa en internet. A lo mejor salgo de ella de vez en cuando, en plan escapada de relax. Puede que visite otras webs o que me pase por algún foro, pero mi intención es poder compaginar mi vida “on line” con mi vida “on live”. Y si para ello tengo que dejar de tener “followers”… Fóllowtendremos que hacer.
:D
Un abrazo, pájaros.




http://www.nuestrascosas.tv/2010/10/12/atunes-2-0/

¿Soy la única que echaba de menos sus "pájaros"?

4 comentarios:

  1. Por fin actualiza!!
    Pero q actualizacion tan "triste"...echaremos de menos sus twitts y sus comentarios chorras x las redes sociales...al menos spero q actualice mas a menudo la web!!

    Un beso lokii!
    teqq (L)

    ResponderEliminar
  2. Se le va a exar de menos!
    pero en fin..si es lo que quiere... :)
    Aunque yo tmbien espero que actualice mas a menudo!!
    Un besazoo (L)
    Cris :)

    ResponderEliminar
  3. Si cuando yo dije que estaba más atento al twitter q a su propia boda.... Sigo pensando que Elena le tiene castigado XDXDXD

    ResponderEliminar
  4. Ains que triste.
    A mi me contesto una vez en twitter *se enorgullece*
    Pero si, la verdad, estaba muy viciado, yo creo que nos cogió demasiado cariño.

    ResponderEliminar