25 mar. 2013

Dani entrevistado en la revista Interviú

¡Hola a todos!

La semana pasada salió en la revista Interviú una entrevista que Torito le hizo a Dani, aquí os dejamos los scans y la entrevista completa.



image host image host image host image host


Pocos sabíamos hace unos meses que el apellido Bárcenas había pasado más veces por los controles de seguridad de aeropuertos suizos que por los de la Biblioteca Nacional, ni que el Papa podía permitirse el lujo de dimitir; son algunos de los aspectos que no se le escapan diariamente a nuestro entrevistado al plasmar la realidad en el programa El intermedio (La Sexta). Sí éramos conocedores del talento de este licenciado en Periodismo que paga su hipoteca gracias a su fiel forma de entender el humor.
Su incontinencia verbal nos hizo olvidar que había llegado una hora tarde a nuestra cita fotográfica, fruto de vivir alejado de la urbanidad. Si Dani cobrara por palabras, sería el dueño de Zara. Lo caracterizamos, según él, de lo que mejor define su profesión, titiritero. Pero mi gran sorpresa fue descubrir que detrás de su desaliñado aspecto de cómico bohemio hay una estudiada y presumida personalidad.

- ¿No te afeitas por pereza o es que eres fiel a tu ‘look’?
- Yo con 18 años pesaba 100 kilos y me dejé barba para disimular la papada, y ahora no me la quito por miedo a volver a ser gordo.

- ¿Cuál es la causa del éxito rotundo ‘El intermedio’?
- Que contamos la verdad, y que el humor es secundario. ‘El intermedio’ tiene la ventaja del bufón: como nadie se lo toma en serio, puede decirle al Rey lo que nadie se atreve a decirle, y eso es lo que hacemos. Yo como periodista puedo contar más cosas en ‘El intermedio’ que en un periódico.

- Si el programa ‘El gato al agua’ te ofreciera curro haciendo burla de la oposición, ¿lo harías?
- No creo. No respeto a esa cadena porque mienten, y su director, Xavier Horcajo, dijo en su programa que mi compañera Beatriz Montañez era prostituta. Me costaría trabajar con gente de esa calaña, y después de esto no creo que nunca me llegue esa oferta.

- ¿Antes de trabajar en ‘El intermedio’ sabías lo que era la prima de riesgo?
- Ni puta idea, nadie lo sabía, para mí era la típica prima guarra que todos teníamos en el pueblo, que te decía tu padre: “Ten cuidado con la prima, que tiene mucho riesgo”.

- ¿A qué político te llevarías de monólogos?
- Me cae muy bien Eduardo Madinda, del PSOE. Y me llevaría a Soraya Sáez de Santamaría para darle un abrazo, porque creo que esa chiquilla, igual me engaña, es de las pocas que no se creen lo que está pasando en su partido; la veo cada día con peor cara y le tienen que poner más maquillaje, un día va a salir con máscara.

- Si Bárcenas te mandara un sobre, ¿lo cogerías?
- Probablemente sí, pero para pagar a un rumano que le partiera ambas rodillas con un bate de béisbol. Aunque Bárcenas no es el culpable, el problema es que hiciera eso consentido y apoyado por un partido que ahora mismo nos gobierna, porque sinvergüenzas en España los ha habido toda la vida.

- Vaya humor del duro. ¿Crees que los humoristas de izquierdas se ganan mejor la vida que los de derechas?
- No conozco humoristas de derechas, el humor nunca ha sido de derechas. Además, lo que hay aquí es fascismo, no es derecha; la derecha europea se avergüenza de la derecha española.

- ¿Qué es lo primero que hiciste como periodista?
- Un informativo radiofónico de puertos. Noticias tipo: "Llegan 20 containers al puerto de Vigo". Me inventaba cosas, llamaban amigos míos haciéndose pasar por pescadores.

- ¿Tú eres de los que mienten mucho, como 'Pinocho'?
- No, cada vez menos. Solo a mi mujer [la actriz Elena Ballesteros] cuando me pregunta: "¿Cómo me queda este vestido?"; allí sí miento, por elegancia y porque tengo un sofá muy incómodo y no me gusta pasar allí la noche. Yo he sido muy mentiroso, pero me he dado cuenta de que al final se termina volviendo hacia ti.

- ¿Has sido muy infiel?
- Sí, excepto con ésta última, pero es una fase que hay que pasar para tener una relación adulta y sincera. Lo bueno en las relaciones humanas es experimentar, tienes que equivocarte muchísimas veces, y pasar por muchas fases.

- ¿Cómo es vivir casado con una actriz? ¿Desconectáis de la profesión en casa?
- Lo bueno es que entiende muy bien tus paranoias, miedos, inseguridades, momentos de subidón de ego.

- ¿Se te ha ido la pinza alguna vez?
- Muchas veces, sobre todo al principio. Mis primeros años fueron muy divertidos, pero chungos y salvajes a la vez. Llegué a Madrid con 25 años, como Paco Martínez Soria: sin saber qué era eso de que me invitaran a copas, o que me saludaran por la calle las tías en plan como si fuera guapo.

- ¿Cayeron muchas en esa época?
- No estuvo mal, yo creo que tengo buena media, todas fueron muy amables conmigo.

- En una entrevista dijiste que no te gustaba el humor de Los Morancos.
- Les tengo un respeto total; aunque no sea mi estilo, me he muerto de risa con ellos. Yo no sé hacer lo que hacen ellos, tienen mucho mérito. Hacen reír a la gente de todos los pensamientos y edades.

- ¿Qué es lo peor que te ha pasado en un escenario?
- Me contrató una empresa para hacer un monólogo y lo hice sobre Jesucristo y lo que pensaba mientras iba a la cruz, y nadie me había advertido que toda esa gente era del Opus. Los chistes entraban mal, hasta que se levantó una señora y me dijo: "Cállese, nos está ofendiendo a todos". Esa noche no cobré.

- ¿A quién te encanta imitar?
- El que más le gusta a los demás es el exnovio de Falete, 'el Esmirriao', el personaje superó al original. Me llamó su representante porque el original era muy fan del personaje, y esa no era mi intención. Un tío que seduce a un gay sin serlo para aprovecharse de su fama y luego finge un secuestro para romper con él no sería mi modelo de moralidad.

- ¿Por qué en La Sexta las presentadoras están tan buenas y los tíos son tan simpáticos?
- No sé quién hace el casting, pero es un puto crack.

- Si no tuvieras pareja, ¿con qué compañera de programa te lo harías?
- Admiro tanto a mis compañeras que destacar a una por encima de las demás me parecería feo. Yo me lo montaría con todas, en una habitación de hotel con vistas a Génova.

- ¿Es verdad que los humoristas en España ligan más que los guapos?
- Es un mito; para las tías, el sentido del humor es muy importante, pero mienten como perras, en el fondo buscan sentirse deseadas. El truco en realidad es hacerlas sentir diosas.

- De 'Sé lo que hicisteis...' eras el que tenías más 'sex-appeal'.
- Pero allí era fácil, entre los feos puedo ser de los feos guapos. De La Sexta soy de los más apañados.

- Eres muy amigo de Ángel Martín. ¿Va a volver a la tele?
- Si te digo la verdad, hace mucho que no sé de Ángel, porque está un poco desconectado del mundo. Yo conozco a Ángel de cuando él era pianista, iba por los asilos con su padre tocando canciones de amor, y siempre vi su talentazo. Me parece que subió mucho y muy deprisa y se agobió mucho. Detrás del éxito yo viví la otra parte, yo veía a mi amigo sufrir. La gente no entendió lo que era Ángel. Ángel era un José Tomás de la comedia, y le dieron todas las cornadas.

- Cuando trabajabas en 'Sé lo que hicisteis...', ¿te negaste a leer algún guión?
- Hubo cosas que no me gustó hacer; también me pasa con 'El Intermedio', porque a veces me jode hacer un chiste de un colega, porque igual me lo voy a encontrar al día siguiente.

- ¿Crees que ha sido justa la caña humorística que le han metido a tu excompañera Pilar Rubio por sus fracasos televisados?
- El humor no es justo ni injusto, el humor es humor. La trayectoria de Pilar es susceptible de ser chisteada porque sí yo en algún momento no hago un buen chiste sobre la fallida serie 'Piratas' porque Pilar es amiga mía, yo estaré siendo mal profesional.

- Siendo bufón, ¿se te ha cabreado algún famoso?
- Una vez Jorge Javier Vázquez me dijo que le parecía horrible que criticásemos a compañeros de profesión, y yo le contesté: "¿Esto me lo estás diciendo tú?". Y allí se le escapó la risa y nos dimos un abrazo. Yo lo admiro mucho, soy de los pocos que defienden su premio Ondas, porque él le dio una vuelta al corazón, a una forma de retroalimentarse en vez de meterse con gente que no se puede defender, ahora me parece mucho más honrado. La prueba de que es muy bueno es que tuvieron que volver a recuperarlo y ha vuelto a ser la gran reina del corazón que siempre fue.

- ¿Te costó encontrar trabajo después de 'Sé lo que hicisteis...'?
- El verano siguiente me llamó el director de 'El Intermedio' para ofrecerme la colaboración, y le dije: "¿Dónde hay que chupar? Me da igual el sitio y lo sucio que esté".

- ¿Cómo es Wyoming? ¿Es un tío que se deja conocer poco?
- Es que no le llaman para entrevistas porque es un tío incómodo, cada vez que le llaman provoca un incendio. Porque no tiene miedo, no intenta agradar. Es el tío más sincero, íntegro, honesto y generoso con el que me he encontrado; soy muy fan de José Miguel Monzón.

- ¿Qué es lo peor que te llaman por la calle trabajando en La Sexta?
- Un tío engominado, que todo él era una bandera, con dos pulseras de España y un 'look' completo de facha, me llamó fascista.

- ¿Te irías de cañas con Esperanza Aguirre o con Cospedal?
- A poder ser, con las dos; más que de cañas, las invitaría a un café, porque las quiero despiertas para que se acuerden de todo lo que les tengo que decir. Aunque reconozco que Cospedal tiene morbo, ese rollo de 'dominatrix' que me lleva me pone todo tonto.

- Hablemos de sexo. ¿Te has disfrazado para practicar sexo?
- No, me da mucha vergüenza, te lo reconozco, en la cama me pongo un poquito más serio.

- ¿Nunca has contado un chiste en pleno tema?
- Entre uno y otro siempre me marco un minimonólogo, y mi mujer me manda callar.

- ¿En la cama, eres más de derechas o de izquierdas?
- Prefiero la postura del perrito.

- ¿Has practicado sexo en la calle alguna vez?
- Lo hice una vez en un coche Mazda, que es como de juguete, enano y biplaza; lo intenté una vez y nunca más: uno tuvo que acabar fuera, y no te diré quién, y eso en un descampado con gente pasando. Muy mal.

- ¿Qué es lo que más te apasiona del mundo del sexo?
- Soy bastante fan de la felación en todas sus formas, también de hacerla. La felación y el cunnilingus me parecen el mejor invento de la humanidad, equiparables a la luz eléctrica. Si tengo hijos, me gustaría que fueran gemelos para ponerles Felación y Cunnilingus.

- ¿Cuántas veces has llegado a hacerlo en un día?
- Yo soy de buen comer, más de cantidad que de calidad; no soy un excelente amante, ofrezco el paquete estándar, y compenso con lo otro.

- ¿Qué es lo que más morbo te da del sexo contrario?
- La lencería me vuelve loco; me gusta más el erotismo que el porno, hay muy pocas películas porno que me pongan, y me pongo perraco con 'Calígula', o con los anuncios de Intimissimi de Irina Shayk.

- Si ahora voy a tu casa, ¿podría encontrar algún objeto sexual?
- Solo encontrarías literatura erótica y cómics eróticos.

- ¿Te has negado a experimentar algo en la cama?
- La sodomía no me va, me cuesta, me duele. Ya sé que tenemos allí el punto G, me lo contó Nacho Vidal, que cuando probó eso no quiso probar nada más, pero a mí no me gusta.

- Tienes alguna anécdota sexual curiosa que puedas compartir con los lectores de Interviú.
- Me resultó muy gracioso quedar con una chica solo por sexo y al final me casé con ella, y te da una imagen de lo que son los seres humanos.



Un saludo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario