29 jun. 2013

Neutrinos, por Dani Mateo (19)

Última entrega de Neutrinos de la temporada.

¡Disfrutadla!

9 comentarios:

  1. Ola k ase… Soy JotaÉ…

    UNO: Pues nada chico, aquí estoy, a darte la barrila ‒aunque sea en diferido [porque me temo que no te vas a acordar de abrir el blog hasta septiembre]‒, y, como este año, no he ido a los Sanfermines tampoco, y, encima, he descubierto ese filón del vídeo-blog de Neutrinos, pues me he dicho, por qué no le cuento algo a este chavalote, yo qué sé ‒por ejemplo, como le comentaba (confidencialmente [el miércoles o el jueves pasado, no me acuerdo, la verdad]) a una compañera tuya redactora de El Intermedio‒, a saber: «¿¡lo que es la inercia esa del subconsciente del lenguaje corporal, ¿eh?, que, mientras estás parloteando un determinado argumento, a la vez, andas gesticulando otro bien distinto que, por razones particulares conocidas y evidentes (o no), bien se intenta ocultar de modo consciente a los demás, o bien, inconscientemente, queda ocult[ad]o ‒ay, qué leche‒ al propio locutor …!?»

    Que qué quiero decirte con todo eso… Pues déjame que te diga, Dani. Mira, majete, anda, haz el favor de observar, en este vídeo tuyo (19) de Neutrinos, sobre todo en el periodo que va, aproximadamente, desde el (2:47) hasta el (2:51)…, fíjate tanto en el gesto que haces con las manos como en tus palabras…

    ResponderEliminar
  2. DOS: ¡...polagloriademimare, ¡filtro diodinaaarl!, ¡dime que te dah cueen delo caahsecho!

    Macho, que eso no tiene coherencia periodística para nadie que vea el vídeo. Quieres mostrarte crítico con el extesorero y burlarte de él haciendo ver que sus zalagardas son una mina para el periodismo. Pero al final, después de ponerte serio, no puedes ocultar que, desde el fondo de tu alma, el único recambio que se te ocurre para sustituir al Bárcenas y demás yerbas, es el propio Bárcenas. Increíble, tú. Como decimos por aquí: M´has dejao alisombrao.

    No me digas que, en la intimidad, lo consideras un líder. O una especie de caballero oscuro que, en su Geno[cue]va y década tras década, ha vivido enclaustrado, pero no como Batman (es decir, heroica y atormentadamente), ni como Höderlin (esto es, poéticamente), ni como yo mismo (absurdamente), sino de modo conspirativo y avaro. O un supermalo incomprendido a redimir. O un chivo expiatorio al que hacer mártir. No me digas que lo consideras un superantihéroe ibérico, a la altura de gayman, crossing the sky on skis. Un hellboy de las cumbres alpinas capaz de fundir la prima de riesgo hasta alcanzar el estado gaseoso de los dos mil puntos básicos… Los de avaaz.org consideran a este tipo algo de esto que te cuento. ¿No serás tú el que ha propuesto la petición esa que ruega y alienta a Bárcenas para que cante jondo? No me extrañaría nada. A ti el vivo del Bárcenas te ha camelao mejor que a ese preso de tercer grado al que le regaló unos pantalones para que practique el pádel a cambio de que lo enchufe en la caja del economato… Si es que os embelesa como quiere…

    ¡¿En qué se ha convertido para ti el L.B.…?, ¿en un ídolo?, ¿en un héroe?, ¿en un dios?, ¿en una referencia apostólica que, como Coelho y Bucay, dan rumbo a tus indecisos pasos en esta arrojada existencia? ¡Pero si ése señor no es nada de eso. Ni siquiera se puede confundir con el borrico del gitano que, según Chiquito de la Calzada, lucha, desesperado e insaciable, contra las fieras de un fabuloso circo mediático-mercante que pretenden devorarlo para que así (las fieras) puedan sobrevivir y seguir entreteniendo, al gran público, con su anacrónico espectáculo y con sus ventrones llenos…!, …, Mateo, ¿¡es que nos hemos vuelto locos o qué…!?, ¡…pero, por qué, señó, ¡por qué…!, ¿por qué te dejas embaucar así por el vuelca del Luisélcab…?!

    ResponderEliminar
  3. TRES: Insisto: El análisis que he hecho ‒ayudado por tu compañera de trabajo (y, a la vez, mi imprescindible compinche que ha hecho posible que yo pueda llamar vuestra atención durante estos meses)‒ de ese gesto tuyo inexplicable e inexcusable [porque sabrás ya a qué me refiero {me refiero a la contradicción entre lo que dices y lo que piensas ||no digas que necesitas el cucharón de Abenojar pá comprendelo, ¿no?|| ¿no?}] es un dignísimo fact checking que, ya te digo yo, aunque tú no me creas, carece de toda subjetividad anhelante. Afortunadamente, he sido capaz de percibir ese gesto tuyo correctamente, objetivo-científicamente, según tu compañera [que no te voy a decir quien es] me ha dicho. Vamos que el juicio que hice sobre esa acción tuya carece de narcisismos prepotentes {y/o aznariles}, de afanes de fama impotente {y/o rubalcábicos}, de ilusionismos raquíticos {y/o zapatéricos} y de inercias aburridas {y/o cayolarras}, de aburrimientos arrumbados {y/o juancartélicos} y arrumbamientos inerciales {y/o rajollianos}.

    ResponderEliminar
  4. CUATRO: Y sí, sí-sí, me dirás que soy un tiquismiquis que le saco punta a una hebra de brizna de pizca de mierda. Pues no me importa, no. Asumo el riesgo… Todo sea para sacarte de tu intrincado y frívolo error, para que abandones ‒je-je‒ esa adoración de redil hacia “the fucking shepherd of the spanish globaritiry” del tirí-tirí-tirí empresarial, y para que recuperes tu independencia de intrincada y poliédrica frivolidad ‒ji-ji-ji‒, la que tenías, según dicen, en Seloquehicistéis, la de tu ser-estando (para que consigas estar-siendo), y la de tu estar-siendo (para que llegues a ser-estando), y, claro que sí, siempre sin la ayuda de ningún artificio barcenil que prolongue tu identidad como el Jes Extender ese…

    ResponderEliminar
  5. CINCO: Pero a lo que iba… Pase que tú, como periodista, sientas cercanía, e, incluso, agradecimiento hacia el Bárcenas por ser la causa principal y la razón de ser del El Intermedio en esta temporada que ha otorgado faena reconocimiento y pan a los que trabajáis allí. Y, si, además, me apuras, (pues) pase también que muestres cierta alegría por que (L.B.) haya procurado tantos beneficios a los de tu gremio como destrezas o dineros haya podido desplegar él en sus materialistas ‒pero nunca ni empecinados ni ideologístiscos‒ remotos paraísos fiscales o cumbres lejanas…

    ResponderEliminar
  6. SEIS: …Así es que, ya te digo, amigo, lo que no te paso es que, en el fondo de tu alma, sientas, conscientemente o no, que, tal personaje, es un líder que está a la altura de abanderar la justicia ciudadana y de luchar contra la corrupción y contra el pelotazo. No te diré que seas una mala persona por ello, no; o un ingenuo, no eso tampoco; ni siquiera te tacharé de insensato. Más bien me parece que ese afecto e idolatría tuyos hacia the fucking master sólo son propios de alguien que ha vivido cautivo en la realidad de este postinero señor de las tres demandas que va de sobrao. Simplemente eres una víctima de sus trampas y encantos de sierpe bíblica. Vamos que yo diría que estás padeciendo una especie de síndrome de Estocolmo; lo que te impide juzgar con buen criterio y sensatez; algo que ni a los de la cúpula del PP les ocurre ya…

    ResponderEliminar
  7. SIETE: …Aunque te entiendo. Al fin y al cabo el puto amo ha secuestrado durante semanas tus secciones en El Intermedio… Yo creo que tu propia existencia empieza a ser parte de la suya. Háztelo mirar. A mí me sucede algo parecido con el tito Ballomi. Si no fuese por Alberto Mipsiqui ahora mismo sería cautivo de la secta clandestina de aquél con la que se dedica a captar adeptos para La Sexta en la costa gaditana, en Badajoz, en…, en fin…

    …En cuanto a lo tuyo, yo, incluso, emulando al brujo Sandro, diría más… Percibo que tu alma, de noche, sueña con trasmutarse hasta la celda del extesorero en Soto del Real, pero no para hacerle compañía, no; ni para ayudarle a escaparse y así pueda marcharse a vivir intensamente esa esencia de la libertad que irradia la elitista práctica del heliesquí (que, a ti, particularmente, tanto te gustaría saborear a su lado, en su halo y entre loas y salmos), no, no-no, eso tampoco; sino para que él te acompañe a ti en la desazón de tu echarle-de-menos del día a día de tus vacaciones, para que te acompañe en tu ineludible y panteísta necesidad (hegeliana) de alcanzar tu propia mismidad con él, para que la finitud de tu mismidad llegue a ser con la infinitud de su alteridad, con ese lo otro (levinasiano) que has considerado que es, para ti, el puto amo…¡Ay ‒como suele decir Thais‒, qué bonito… […m´haquedao esto ‒añado yo‒]!

    ResponderEliminar
  8. Y [por el )•( tela abro] OCHO:

    ¡Ay, yo no sé qué vaseresto…!

    …Apitikán dekón griján demorr…, ¡hahta luogo Lúcahrh…!

    https://www.youtube.com/watch?v=Cvhvw0mBWus

    http://www.avaaz.org/es/tengo_una_carta_para_bercenas/?bjEKRab&v=26491

    ResponderEliminar
  9. No entiendo nada los,8 comentarios,son del mismo anonimo!!!!yo soy una,anonima....me,encantaba tu blog de la paramount...la verdad,es que no se muy bien lo que,haces ahora...pero espero que te vaya muy bien con todo!!!

    ResponderEliminar