9 may. 2014

"Fui un niño gordo y eso te marca toda la vida"

Además de colaborar en "El intermedio" y el programa de radio "Yu no te pierdas nada", de Los 40, debuta como escritor con "La risa os hará libres", que define como un libro de autoayuda para afrontar con humor las adversidades a través de sus experiencias más divertidas.

"Un hombre 10 es quien no cree serlo y se califica con un 6. Ha de ser alguien que no esté obsesionado con lo que hasta ahora hemos entendido como un macho dominante alfa, controlador y triunfador. Para mí un hombre 10 ha de ser más femenino, tierno y niño".

¿Y quién es 10?
Haré la pelota al jefe: Wyoming (risas). Pero hay muchos: cualquier padre que intenta dar ejemplo a sus hijos y enseñarles que la vida no es tan mala como la pintan y merece la pena vivirla.

¿Y una mujer perfecta?
Mi mujer (la actriz Elena Ballesteros), quien me aguanta cuando llego a casa, que soy mucho menos gracioso y simpático. Además, es mucho más positiva y optimista que yo.

Tus armas de seducción son...
Siempre apelo a la lástima. El humor no es erotizante: nunca haces reír a una mujer y, luego, te vas a la cama con ella. El fracaso amoroso inspira a los cómicos.

Qué te retocarías en Photoshop.
La tripa, lo llevo muy mal. A la edad que tengo, debería resignarme a no tener tableta.

¿Cómo defines tu estilo?
Creo que "hipster-casual". Me lo define mi mujer, antes de estar con ella era un cuadro. Me preocupa la moda y me gusta, pero... ¡no tengo gusto ninguno!

No falta en tu armario...
Camisetas básicas, es algo con lo que aciertas fijo.

Nunca te pondrías...
Gorras con visera tan grande que supere la punta del zapato.

Un cosmético indispensable.
La crema hidratante, sobre todo porque someto mi piel a un desgaste enorme con el maquillaje que me ponen a diario.

Comes hasta morir cuando...
He descubierto el cocido madrileño, sobre todo la ropa vieja.

Y las dietas te persiguen si...
Sigo la dieta del arrepentimiento: si me hincho en la comida, no ceno. En general, intento controlarme para no mover el culo.

O sea, el deporte no va contigo.
Es mi eterna meta. Los gimnasios van bien porque soy de los que pagan y no van.

"El día que me casé con Elena estaba asustado".

¿Cuál es el mejor regalo?
Mi familia, la que he tenido y la que he formado yo después.

¿Qué te da miedo?
La muerte, la vida, el cambio climático, la plaga de topillos, la política... ¡Todo! Esa ridiculez y esos miedos absurdos inspiran mi humor y mis monólogos.

¿Y pudor?
Sobre todo el tema del físico. Fui un niño gordo y eso te marca toda la vida. La mayoría de los humoristas han tenido complejos de pequeños.

Sueltas una carcajada...
Me hace reír mucho la ridiculez, la constante lucha por lograr la dignidad humana, un camino de frustración.

Un momento "tierra, trágame".
Todas las veces que he entrado con apuro al baño y luego me he dado cuenta de que no hay papel. ¡Hay que comprobarlo antes! Y todas las soluciones son malas.

¿Cómo te gustaría ser recordado?
Como buena persona. Pero no tengo ansias de inmortalidad, me conformo con entretener a la gente mientras esté por aquí.

¿Qué te emociona?
La generosidad y la entrega de la gente; ahí reside la felicidad.

Pondrías en un aprieto...
A Ángela Merkel. Le preguntaría por qué hace lo que hace.

Dejarías un buen libro...
Por un viaje.

¿Lees revistas?
¡Sí! Y gracias a ellas nos ganamos la vida muy bien en el programa de radio.

Un día que te cambió la vida.
El día que me subí por primera vez a un escenario y vi cómo la gente se reía conmigo. Ahí descubrí mi verdadera vocación.

El mejor consejo que te han dado.
No metas el pie entre coche y andén. Los hay más trascendentes, pero... ¡éste es el mejor!

¿Con qué personaje emblemático pasarías horas hablando?
Con Groucho Marx. Me gustaría saber cómo ha conseguido ser tan brillante y rápido.

Superpoder que te gustaría tener.
Antes, habría dicho ser invisible para espiar a las chicas en los vestuarios. Ahora tener todas las respuestas a mis preguntas.

Dices "vamos al grano"...
En el sexo. He empezado a entender que son importantes los preliminares. Antes creía que eran el previo a la cama... ¡y no!

Un recuerdo imborrable.
El día que me casé con Elena. Estaba tan asustado y no sabía si iba a estar a la altura...

Si no fueras actor...
Futbolista. O mejor: representante de un futbolista, que es lo mismo pero sin sudar.

Un momento perfecto.
La ducha. Woody Allen decía que las mejores ideas le surgían mientras se duchaba, y así es.

¿Qué es la fama?
Una suerte porque, en nuestra profesión, es un termómetro que mide tu trabajo. Pero nunca ha de afectar a tu forma de ser.

Las redes sociales son...
Una adicción. Me gustan tanto que tengo que controlarme.

SUS PASIONES

Su boda con la actriz Elena Ballesteros, en agosto de 2010, es un recuerdo imborrable, un sueño cumplido para Dani. No tienen hijos, aunque ella aportó una niña, Jimena, de nueve años, al matrimonio. Otro sueño ha sido publicar "La risa os hará libres" (Planeta), del que dice: "Había muchas cosas que tenía dentro y decidí plasmarlas en un libro. Eran ideas graciosas, que me ayudan a sobrellevar el día a día. Se puede decir que es de autoayuda porque motiva y transmite que nada es para siempre."



image host image host

Fuente: Revista Diez Minutos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario